Tu hotel siempre provisto de lo mejor

Para que un hotel funcione está claro que debe estar provisto de productos de buena calidad para que la gente esté claramente satisfecha. Ya sabemos lo tiquismiquis que pueden ser algunas personas cuando salen de su casa, y desde luego lo que nadie quiere es tener encontronazos con personas que parece que solo van a los hoteles en busca de mil y una pegas que poner. Por ello es importante estar pendientes de cada pequeño detalle ya que el que no veamos nosotros debemos estar seguros de que sin duda lo va a ver el cliente, por ello, sobre todo en comedor es donde más hincapié igual hay que poner, ya sabemos que las mesas es un tema importante que mucha gente mira incluso con lupa, una mesa bien montada dice mucho y eso hay que tenerlo en cuenta, así que hay que saber que la compra de manteles hosteleria es mucho más importante de lo que pensamos, hay quien por comodidad recurre a los manteles de papel, a la hora de recoger es mucho más fácil mandarlo todo a la basura, pero en lo que se refiere a la cuestión estética donde esté un mantel bonito con sus servilletas a juego que se quite todo lo demás.

Las habitaciones es sin duda un tema muy importante que no tenemos que olvidar, hay quien pasa más tiempo en la habitación de un hotel que en su propia casa y lo que busca es la comodidad que le pueda proporcionar el hotel. Por ello el tema de las camas se convierte en tan importante, el cuidado de los colchones y la limpieza es algo que no se debe obviar, así que los colchones debes estar bien protegidos a poder ser con la puesta de empapadores desechables ya que se evitan manchas y que se pueda mojar, este tipo de empapadores son mucho más cómodos, ya que una vez se haga la cama es mucho más sencillo y rápido quitarlo y deshacerse de él, dejando de nuevo de manera bien protegida el colchón.

El baño debe estar impoluto de eso no cabe la menor duda, tener cuidado con los pelos en la ducha y en el lavabo es lo que va a dejar claro que un hotel así en el que se preocupan tanto por sus clientes debe ser un hotel en el que no debe faltar nunca buenos huéspedes.

Liberación e independencia

Todo proyecto o plan de vida tiene un objetivo general, a  su vez  varios objetivos específicos que son los pasos con los que se  debe ir avanzando y que  llevan a cumplir  el objetivo general.

De igual manera, el objetivo general al tratar a una persona adicta, es la recuperación total, la cual se deben ir superando y cumpliendo una serie de  pasos para acercarse más a la meta.

La desintoxicación es el primer paso, cumplido este punto, comienza la etapa de liberarse de la dependencia física y psicológica. Para ello se debe enfocar en reforzar  las  habilidades y cualidades de cada  individuo, así como las  emociones y autocontrol.

 

Siguiendo la ruta a la independencia

Para la recuperación a las adicciones, se deben atacar las  fuentes que la originan y  luchar con la dependencia que se crearon. La deshabituación es la segunda fase del tratamiento que consiste en liberar a la persona de la dependencia física y psicológica de  forma permanente.

El tiempo de duración en esta fase requiere de periodos largos que puede llevar varios años, ya que al culminar  la fase de desintoxicación, la persona representa todavía un factor de riesgo, aún presenta inconvenientes en sus relaciones familiares y la adaptación nuevamente a  su entorno social.

En la deshabituación se trabaja con la parte cognitiva y la conducta de  la persona, para reforzar, ampliar sus cualidades y habilidades que  le permitan mantener  en el tiempo la abstinencia a  las  adicciones  tratadas y/o la tentación de alguna en el futuro.

La mente es muy poderosa, ella puede sanar al cuerpo por  sí sola, se debe en ocasiones educarla para ello y reforzar los pensamientos positivos y de auto estima para lograrlo. Esto forma parte de la recuperación y el tratamiento psicológico en esta fase de  deshabituación.

 

¡Libre al fin!

Para lograr cada fase en la terapia de recuperación del adicto, se debe contar con un componente imprescindible, es la disposición y voluntad de la  persona que se va a someter a la terapia. Ella debe estar consciente que necesita curar sus  dependencias para  lograr y mantener  una  calidad  de  vida.

La satisfacción personal es la mayor  recompensa que  pueda existir, se debe alimentar  el amor  propio para  desear la mejoría y así abrir el corazón para amar a otros, amar todo lo que se hace y disfrutar la vida, aprendiendo con cada experiencia y así poder  ayudar  a  otros a superar sus adicciones .