Liberación e independencia

Todo proyecto o plan de vida tiene un objetivo general, a  su vez  varios objetivos específicos que son los pasos con los que se  debe ir avanzando y que  llevan a cumplir  el objetivo general.

De igual manera, el objetivo general al tratar a una persona adicta, es la recuperación total, la cual se deben ir superando y cumpliendo una serie de  pasos para acercarse más a la meta.

La desintoxicación es el primer paso, cumplido este punto, comienza la etapa de liberarse de la dependencia física y psicológica. Para ello se debe enfocar en reforzar  las  habilidades y cualidades de cada  individuo, así como las  emociones y autocontrol.

 

Siguiendo la ruta a la independencia

Para la recuperación a las adicciones, se deben atacar las  fuentes que la originan y  luchar con la dependencia que se crearon. La deshabituación es la segunda fase del tratamiento que consiste en liberar a la persona de la dependencia física y psicológica de  forma permanente.

El tiempo de duración en esta fase requiere de periodos largos que puede llevar varios años, ya que al culminar  la fase de desintoxicación, la persona representa todavía un factor de riesgo, aún presenta inconvenientes en sus relaciones familiares y la adaptación nuevamente a  su entorno social.

En la deshabituación se trabaja con la parte cognitiva y la conducta de  la persona, para reforzar, ampliar sus cualidades y habilidades que  le permitan mantener  en el tiempo la abstinencia a  las  adicciones  tratadas y/o la tentación de alguna en el futuro.

La mente es muy poderosa, ella puede sanar al cuerpo por  sí sola, se debe en ocasiones educarla para ello y reforzar los pensamientos positivos y de auto estima para lograrlo. Esto forma parte de la recuperación y el tratamiento psicológico en esta fase de  deshabituación.

 

¡Libre al fin!

Para lograr cada fase en la terapia de recuperación del adicto, se debe contar con un componente imprescindible, es la disposición y voluntad de la  persona que se va a someter a la terapia. Ella debe estar consciente que necesita curar sus  dependencias para  lograr y mantener  una  calidad  de  vida.

La satisfacción personal es la mayor  recompensa que  pueda existir, se debe alimentar  el amor  propio para  desear la mejoría y así abrir el corazón para amar a otros, amar todo lo que se hace y disfrutar la vida, aprendiendo con cada experiencia y así poder  ayudar  a  otros a superar sus adicciones .